icon arrow-down icon arrow-left icon arrow-right icon arrow-up icon bars logo of american-express logo of visa logo of mastercard logo of paypal icon stripe logo of discover icon credit-card icon mail icon facebook icon rss icon google-plus icon instagram icon linkedin icon phone icon pinterest icon play-btn icon add btn icon search icon shopping-cart icon tag icon close little close icon icon trash icon user icon vimeo icon whatsapp icon youtube icon oxxo icon spei icon twitter icon fancy icon grid view icon list icon like icon tumblr logo of diners
Regresa a la tienda
Carrito de compra
Regresa a la tienda
¡Aprovecha los precios de 2019 y haz tu pedido ahora!

Dezhaste del gordito debajo del brazo ¡Ya!

Estoy segura que tú también estás cansada de ese gordito que tanto nos molesta. Y seguro tienes las mismas ganas que yo de decirle “BYE BYE”

¿Estás cansada de seguir paso a paso todos los “Tips milagro de anti flacidez”? te cuentan y lees en las revistas; <” que si levantar botellas de agua… la terapia “ tal”... beber 2 litros de agua diarios… hacer el gran tratamiento “hidro**dhgtsu”.... ponerse crema antes y después de dormir… hasta invocar al mismísimo diablo con un mechón de pelo de tu suegra…”> Pero ya has probado absolutamente TODO, y aún sigue ahí. 

No te preocupes, a mi tambièn me pasa. Y es que, la desinformación y las prisas nos llevan a buscar soluciones precipitadas teniendo siempre en mente la pequeña esperanza del “y si ,sí funciona”. Pero en el fondo sabes que los milagros no existen y decides por fin hacerle caso a tu madre, dejarte de hacer ideas falsas en la cabeza para hacer las cosas como se deben (o por lo menos mejor que antes)

Lo primero que debes de hacer para poder combatir contra ese gordito es conocer todos y cada uno de los factores que intervienen en la aparición de este. De esta manera serás capaz de controlarlos y asegurar la victoria (o por lo menos un buen empate).

A grandes rasgos la flacidez es la pérdida de firmeza de la piel  A grandes rasgos la flacidez es la pérdida de firmeza de la piel y del tejido muscular. Técnicamente es la “disminución de colágeno y elastina que proporcionan elasticidad, firmeza y sostén”. Pero lo que realmente nos debe importar son los factores que hacen que aparezca y cómo podemos evitarlos o eliminarlos.

Hablo de retrasar su aparición porque debemos tener claro que hay ciertos factores como el paso de los años y la carga genética que son imposibles de parar. Pero sí que se pueden retrasar, y este será nuestro objetivo principal. Retrasar su aparición lo más que se pueda,  hasta los 99 por ejemplo. 

“No nos cuidamos para ser inmortales, sino para morir lo más tarde posible llenos de salud”

Por lo tanto  MUCHO OJO y CUIDADO con todos estos factores

Cambios bruscos de peso.  Olvídate de las “dietas milagro”  que hacen que bajes y subas de peso bruscamente en un año, meses e incluso semanas. Si quieres bajar de peso ponte en manos de un buen profesional que te planifique, guíe y controle, todo esto con base en tus objetivos. 

Mala alimentación. El 80% de nuestros problemas tiene que ver directamente con este factor. Nuestra alimentación cambia constantemente y está basada en productos con bajo nivel nutricional y repletos de azúcares añadidos y conservadores, haciendo que las necesidades vitamínicas de nuestro cuerpo y piel sean escasas o nulas.

Es importante que en tu alimentación priorices alimentos tales como fruta, verduras y agua. Este ya es un gran paso para evitar en  medida de lo posible alimentos procesados y bebidas azucaradas.

Exposición al sol. La moda del “Bronceado” (como me gusta llamarle). Puede que ahora te veas radiante y más joven. Pero también puede hacer que cuando tengas 50 años, aparentes 60.

No hay mucho que agregar en este tema. Evita los largos periodos de tiempo al sol y ponte bloqueador, porque cuando tengas 50 años y te digan que aparentas 43 (tampoco hay que exagerar) dirás. . < “GRACIAS bloqueador”>.

Tabaco y alcohol.  En nuestra sociedad está tan normalizado el tema del tabaco y el alcohol que nos extraña más las personas que no beben y fuman que las que sí. Y está demás decirte que estos hábitos son POCO o NADA saludables.

En 2 palabras. EVITA o ELIMINA. Y como aportación personal, como fumadora y bebedora,  socialmente te adelanto. Prepárate mentalmente para ser la rara del grupo.

Falta de Actividad Física.

Sé que soy muy insistente con el tema, pero cada día nuestra vida se vuelve más y más sedentaria. Pasamos la mayor parte de los días inactivos. Nos sentamos en el trabajo, nos movemos casi siempre sobre vehículos a motor, no subimos escaleras… y así, un sin fin de razones más. 

Aunque no parezca grave, lo cierto es, que si es grave (y cada vez más). Porque esta falta de movimiento provoca la pérdida de tono muscular y por consiguiente da paso a el otro tipo de “gravedad”. Sabes a cual me refiero, exacto, a esa que hace que todo nos cuelgue.

Ponte como objetivo, o más bien como una obligación diaria realizar más movimiento, realizar algo de Actividad Física e incluir ejercicios de fuerza para acabar con esa “gravedad” que tanto molesta.

Sabemos que las obligaciones en ocasiones te impiden llegar a todo, días en los que las ganas y la motivación son inexistentes. Porque encontrar 1 hora al día para hacer ejercicio… está complicado, porque  lo único que quieres hacer llegando a casa es sentarte en el sillón a descansar.

Pero… ¿Si te digo que nuestros equipos Compex pueden ayudarte a buscar ese equilibrio sano entre no quiero y tengo que hacerlo?

Llega a casa, ponte cómod@, coloca tu Compex y haz tu sesión de ejercicios. Da igual que sea en el jardín  sudando la gota gorda o mientras tus hijos hacen los deberes en la sala. Y si no sabes cómo hacerlo no te preocupes porque  siempre puedes consultar y seguir las guías de entrenamiento de nuestra página web.

Así que ya lo sabes, mantente saludable y desconéctate un tiempo de tus obligaciones y conecta ya tu Compex